lunes, 12 de abril de 2021

Con José Martí, la plena cubanía

Luis Toledo Sande
abril 8, 2021

La publicación de “24 de Febrero: contra imperios y viles” (https://www.cubaperiodistas.cu/index.php/2021/02/24-de-febrero-contra-imperios-y-viles/), y la ilusión de que se haya leído, o se lea, mueve al autor a no insistir en un hecho indeseable sobre el cual no dejan de llegarle consultas o señales, y que internet ha seguido evidenciando: circulan citas que se dan como de José Martí sin serlo, y otras que, de tan falseadas, tampoco son suyas.

La manipulación dolosa de textos de Martí empezó cuando aún él vivía, y reclamar que un autor sea citado con rigor no es quisquilla de filólogos maniáticos, sino exigencia ética. Con especiales razones si se trata de Martí, por lo que significa para la nación cubana. Y para conocerlo rectamente no dependemos de que alguien diga lo que él escribió o dijo.

En otros casos, como el de Cristo —ágrafo, al parecer—, solo queda resignarse a leer lo que a lo largo del tiempo discípulos e intérpretes han dicho que dijo. Pero con Martí se disfruta la maravilla de una inmensa obra escrita por él mismo, de la cual forman parte discursos que improvisó ante el público pero cuya trascripción revisó.

Sus textos son obras de arte, y en eso —y en su coherencia entre palabra, pensamiento y actos— radica uno de los cimientos, y no el menor, de la permanencia de su mensaje. Tuvo la gracia de la perfección creadora, asociada a lo fundacional y al crecimiento, no a lo aséptico ni al redondeo de la muerte. Hasta su campaña política, que incluyó una guerra, la concibió, “con todo acto y palabra” suyos, “como una obra de arte”. Se lo confesó a Manuel Mercado en carta fechada 13 de noviembre y que por su contenido se ubica en 1884.

Hay muchos caminos por los cuales Martí convoca. Hablando de los Seminarios Juveniles de Estudios Martianos, hace tiempo que una compañera le hizo a quien ahora la recuerda una observación que no lo asombró, pero lo movió a pensar. Refiriéndose a quienes, entre la infancia y la adolescencia, participaban en los Seminarios, dijo: los distingue la fineza. Vale añadir: ese logro merece cuidarse, prolongarse.

Martí trasmite fineza, elegancia. Hasta para atacar al adversario tenía esas virtudes. Lo confirmó no en un texto para publicar, ni ante un auditorio, sino en una carta privada, la del 18 de mayo de 1895 a Manuel Mercado. Además de considerarse con razón su testamento político, puede tenerse como un testamento que desborda esa esfera y alcanza lo ético, lo social y lo estético, no solo porque Martí murió al día siguiente, sino por el conjunto de ideas que plasmó en ella, y el modo como lo hizo.

domingo, 11 de abril de 2021

Efectuarán vigésimo segundo simposio “De Guáimaro a Playita”

2021-04-09 08:06:49 / Haciendo Radio

Ampliar imagen

El vigésimo segundo Simposio “De Guáimaro a Playita”, organizado por la filial camagüeyana de la Sociedad Cultura José Martí, este año se efectuará a través de plataformas virtuales, en atención a la actual situación epidemiológica. El programa, prevé, en la jornada de apertura, hoy viernes, la exposición sobre la fundación y desarrollo del Simposio, que por primera vez se efectuará en línea; y a continuación varios investigadores y profesores, presentarán asuntos referidos a textos martianos escritos hace ciento treinta años; Martí, en el difícil camino para el liderazgo; y la ética cubana desde José Martí. En la sesión de la tarde se expondrán las ponencias seleccionadas en esta edición.

Tomado de: Radio Rebelde

sábado, 10 de abril de 2021

José Martí y su último desembarco en Cuba

Néstor Rivero Pérez
nestor5030@gmail.com
El autor es historiador, docente y abogado.
05/04/2021

Ampliar imagen

El 6 de abril de 1895, el Apóstol de la Independencia de Cuba, José Martí, procedente de Santo Domingo y acompañado del general Máximo Gómez, desembarca en la localidad de Cabo Haitiano (Haití), como parte de los preparativos para la inminente expedición a su natal Cuba. En esta última isla, estaba a punto de reiniciarse la Guerra de Independencia contra España. A la semana siguiente de su llegada a Cabo Haitiano, Martí y Gómez llegan a las costas de Cuba, para integrarse a las fuerzas mambises que al machete combatían contra el ejército español. Martí, impaciente por participar en combate, habría de sucumbir el 19 de mayo siguiente, cuando ha de recibir el balazo fatal en la acción de Dos Ríos.

viernes, 9 de abril de 2021

Apuntes a una preocupación martiana

Por Iramís Rosique Cárdenas
19 de marzo de 2021

Ampliar imagen
Foto: tomada de Internet.

El problema de la identidad latinoamericana, tanto de su defensa como de su completa realización, fue una preocupación recurrente de José Martí, y forma parte de los asuntos que trata en los dos textos en cuestión [1]. Martí parte de la tesis de la incompletitud de la independencia latinoamericana debido a la persistencia de relaciones de dependencia estructural con la América del Norte y Europa, pero también por la colonialidad de la cultura. Sobre esta última condición hablemos un poco.

Colonialidad y eurocentrismo —que bien podría llamarse “noroccidente-centrismo”— son, para el caso americano, dos rostros de un mismo problema. No en balde cierto profesor cubano ironizaba diciendo que, entre norteamericanos, franceses y británicos, nos han dicho cómo tenemos que pensar a todos. Si el eurocentrismo se presenta en el europeo en la forma de una miopía que le impide ver con claridad a medida que aumentan las distancias, la colonialidad en nosotros es, en primera instancia, una acentuada incapacidad para reconocernos frente a un espejo. Si el eurocentrismo resulta una suerte de provincianismo hipertrofiado y aplaudido, la colonialidad americana emerge constantemente como un desarraigo, como una sensación de “no estar”. Si el eurocentrismo hace de un territorio el mundo entero y centra este en aquel, la colonialidad se proyecta como una realidad sin suelo alguno, como un desenfoque accidental del centro.

Martí escribió “Nuestra América” en 1891. Cien años hacía ya que los esclavizados de Haití se habían sacudido el yugo colonial y esclavista, y habían comenzado la larga marcha de la independencia en la América romántica. En cien años el problema de la colonialidad era tan evidente como el primer día. Doscientos años después, tampoco lo hemos resuelto.

jueves, 8 de abril de 2021

Lamentan destrucción de casona en la que se alojó José Martí cuando visitó Barahona

Juan Francisco Matos
30 marzo, 2021

Ampliar imagen

Barahona.- A pesar de que han transcurrido varios años de la demolición de la vieja casona en que se albergó el prócer cubano José Martí en la visita que hizo a esta ciudad el 20 de septiembre de 1892, los barahoneros que abogan por el rescate, restauración y preservación de los patrimonios históricos y culturales, recuerdan con tristeza esta acción ejecutada por las autoridades de ese entonces.

Reconocen que cuando los pueblos avanzan hacia la modernidad se hace necesario destruir algunas obras que ya han cumplido su ciclo de vida, pero que hay algunas con grandes valores históricos y culturales, a las que, en vez de demoler para dar paso a construcciones modernas, hay que rescatar y restaurar por ser patrimonio local y de la humanidad, como es el caso de la mencionada casa.

La casona en cuestión, ubicada en la esquina formada por las calles Jaime Mota y María Trinidad Sánchez, en el barrio La Playa, pese a ser una reliquia histórica de la comunidad, fue demolida en el año 2010 para dar paso a la construcción de un parqueo cerrado de vehículo del Hotel Gran Barahona.

miércoles, 7 de abril de 2021

Martí: Sin odios ni prejuicios contra la Comuna de París (+Audio)

Andrés Machado Conte
2021-03-29 12:24:17
web@radiorebelde.icrt.cu

Ampliar imagen

La Habana.- Existen versiones no comprobadas de intercambios de José Martí con círculos obreros, tras su arribo deportado a Madrid a mediados de febrero de 1871. Incluso se cuenta de visitas al diario La Solidaridad, de perfil proletario.

Solamente un mes después de su llegada a la península, aconteció en la vecina Francia, la famosa clarinada de París. Como quien conversa consigo mismo, en los Cuadernos de apuntes registró que “vale más un rebelde que un manso”. Pero en ninguna anotación aparece explícitamente algún análisis suyo sobre la Comuna.

La investigadora titular del Centro de Estudios Martianos María Caridad Pacheco González describe para entonces a un joven revolucionario enfocado en la denuncia del crimen terrible del presidio político bajo el poder colonial español.

martes, 6 de abril de 2021

Celebran 126 aniversario del Manifiesto de Montecristi en Dominicana (+Fotos)

Santo Domingo, 26 mar (Prensa Latina)

Ampliar imagen

Dominicanos y cubanos celebraron hoy el 126 aniversario del Manifiesto de Montecristi, histórico documento con el que José Martí y Máximo Gómez fundamentaron el inicio de la última guerra independentista en la isla.

En el monumento erigido a la memoria del Héroe Nacional cubano, en la avenida capitalina de Los Próceres, tuvo lugar la actividad que acogió a integrantes de la Campaña Dominicana de Solidaridad con Cuba y a los miembros de la misión diplomática en el país.

Ampliar imagen

El presidente de la agrupación solidaria, Roberto Payano, resaltó la vigencia del Manifiesto y reiteró a los presentes que los amigos dominicanos siempre estarán con Cuba, junto a su pueblo y el Apóstol de la independencia en la nación caribeña.

lunes, 5 de abril de 2021

El Manifiesto de Montecristi: la independencia absoluta (+Audio)

Andrés Machado Conte
2021-03-25 21:36:11
web@radiorebelde.icrt.cu

Ampliar imagen

El Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas 2020, Ibrahim Hidalgo Paz, recalcó la naturaleza programática del Manifiesto de Montecristi, firmado el 25 de marzo de 1895 en esa ciudad dominicana por Máximo Gómez, el General en Jefe del Ejército Libertador, y por José Martí, el delegado del Partido Revolucionario Cubano.

El investigador titular del Centro de Estudios Martianos, destacó que el documento El Partido Revolucionario Cubano a Cuba, que era su verdadero título, esclarece las pautas de la guerra evocada por el Apóstol, y que había estallado en el archipiélago un mes antes el 24 de febrero.

Ibrahim Hidalgo Paz recordó que, como principio capital contenido en el célebre texto, se ratificó la idea esencial de la independencia absoluta, defendida por el Maestro a lo largo de su existencia, en contra de un reformismo atado al decadente imperio español, y del anexionismo relacionado con el emergente imperio norteamericano.

domingo, 4 de abril de 2021

Letras que laten todavía

Autor: Osviel Castro Medel
Publicado: Jueves 25 marzo 2021 | 06:18:16 pm.
digital@juventudrebelde.cu

Ampliar imagen
Gómez y Martí unieron sus esfuerzos para organizar la Guerra Necesaria - Autor: Archivo de JR Publicado: 21/09/2017 | 05:13 pm

Fue uno de los días febriles de José Martí. No había reposo en él en aquellas jornadas, cuando ya se había producido el levantamiento en Cuba y la guerra necesaria comenzaba a tomar vida en nuestros montes.

Era el 25 de marzo de 1895 y el Hombre de la Edad de Oro se encontraba en Montecristi (también aparece Monte Cristi), localidad de la República Dominicana, a la que había acudido para ultimar con Máximo Gómez los preparativos del viaje a la tierra amada.

En esa fecha el viejo guerrero y el incansable Maestro de 42 años firmaron el documento oficial del Partido Revolucionario Cubano, que pasaría a la historia como el Manifiesto de Montecristi.

No es un manuscrito cualquiera. Todavía parece latir por su contundencia. En este se anunciaba al mundo que la contienda iniciada en Cuba el 24 de febrero de 1895 resultaba un suceso de gran alcance humano, no contra España sino contra su poder colonial, una batalla continuadora de las gestas anteriores en busca de la libertad, la emancipación racial, la justicia, la paz y la salvación de la patria.

sábado, 3 de abril de 2021

José Martí. Montecristi, 25 de marzo / Infografía

Por: Pedro Antonio García
25 Marzo 2021

Ampliar imagen

Parecían cerrarse todos los caminos. Ya en Cuba había estallado la guerra el 24 de febrero de 1895 y José Martí padecía que la dirección de la Revolución no estuviera aún en la ma­nigua para encabezarla. Empantanado con Máximo Gómez en Montecristi, ambos confiaron en un comisionista que les había prometido una goleta, con tripulación incluida, que los llevaría a la Isla amada. Pero los marinos se negaron a realizar la travesía.

A pesar de los obstáculos el Apóstol no perdía el optimismo. No dudaba de que al fin iba a lograr su empeño y escribió a doña Leonor, la madre: “Hoy, 25 de marzo, en vísperas de un largo viaje, estoy pensando en usted. Yo sin cesar pienso en usted. Usted se duele, en la cólera de su amor, del sacrificio de mi vida; y ¿por qué nací de Vd. con una vida que ama el sacrificio? Palabras, no puedo. El deber de un hombre está allí donde es más útil. Pero conmigo va siempre, en mi creciente y necesaria agonía, el recuerdo de mi madre”.

No será la única carta que redactó y envió aquel día. Confesaría a Federico Henríquez y Carvajal: “Donde esté mi deber mayor, adentro o afuera, allí estaré yo”. Impartió instrucciones a Rafael Rodríguez sobre 400 rifles y unos 60 patriotas fogueados que aguardaban impacientes; a Gonzalo de Quesada y Benjamín Guerra, sobre planes expedicionarios. Su gran obsesión, evidente en las líneas enviadas: “contribuir a ordenar la guerra de manera que lleve adentro sin traba, la república”.

Y no podía faltar un mensaje para sus niñas, María y Carmen Mantilla: “Salgo de pronto a un largo viaje, sin pluma ni tinta, ni modo de escribir en mucho tiempo. Les abrazo, les abrazo muchas veces sobre mi corazón. Una carta he de recibir siempre de ustedes y es la noticia, que me traerá el sol y las estrellas, de que no amarán en este mundo sino lo que merezca amor”.

viernes, 2 de abril de 2021

25 de marzo, fecha trascendental en la historia cubana (+Audio)

Máximo Luz
25 - marzo - 2021
Imágenes: del autor y tomadas de Internet

El Máster en Ciencias Fidel Díaz Sosa, profesor Auxiliar de Ciencias Políticas en la Universidad de Ciencias Médicas, hace un recuento de los documentos que este día fueron escritos por José Martí

Ampliar imagen

El 25 de marzo de 1895 es una fecha trascendental en la historia de la nación cubana, así lo aseguró el Máster en Ciencias Fidel Díaz Sosa, profesor Auxiliar de Ciencias Políticas en la Universidad de Ciencias Médicas y de la Escuela del Partido en Villa Clara.

El pedagogo hace un recuento de los documentos que ese día fueron escritos por José Martí, ya con la emoción de la cercanía de concretarse su regreso a la Isla para incorporarse a la guerra necesaria. Díaz Sosa menciona las inolvidables cartas que el Apóstol de la libertad cubana escribió a su madre, a su hija espiritual María Mantilla y al amigo dominicano Federico Henríquez y Carvajal.

El profesor recordó que el 25 de marzo de 1895, Martí, delegado del Partido Revolucionario Cubano (PRC) y Máximo Gómez, General en Jefe de las tropas del Ejército Libertador, firman el Manifiesto de Montecristi, considerado el programa político de la Revolución de 1895.

jueves, 1 de abril de 2021

Encuentro con aura de misterio (+ Podcast)

Por: Diasbel Lilianna Chang Olivera
Publicado en: Aula todoterreno
25 marzo 2021

Ampliar imagen
José Martí visitó París en diciembre de 1874, antes de dirigirse a México. Se especula que durante esa estancia conoció al escritor francés Víctor Hugo.

¿Será cierto que José Martí y Víctor Hugo se encontraron? A más de 140 años del supuesto intercambio entre estas dos figuras, en diciembre de 1874, los historiadores aún debaten acerca de la veracidad de tal acontecimiento.

Deivy Colina Echevarría, director de la Casa Museo Víctor Hugo, en la Habana Vieja, dice que siempre ha existido la incertidumbre de un posible encuentro entre el escritor cubano y el francés, pero no se tiene la seguridad de ello, pues no hay pruebas que lo confirmen.

Por su parte, Carmen Suárez de León, filóloga e investigadora del Centro de Estudios Martianos, explica que no es posible afirmar la existencia de un diálogo entre ambos. Sin embargo, la coincidencia histórica-temporal permite a Martí la oportunidad de haber visto al autor de Nuestra señora de París.

“Martí estuvo en París con solo 21 años y cultivó una amistad con Auguste Vacquerie, amigo cercano de Hugo. Puede que nuestro Apóstol y él no hayan tomado un café juntos, pero si durante unas semanas concurrieron, ¿cómo no va a haber ver visto, aunque sea de soslayo, a Víctor Hugo, del que tradujo en 1875 la corta novela autobiográfica Mis hijos?”, agregó Suárez de León.

miércoles, 31 de marzo de 2021

Vindicaciones por Cuba

Por Yang Fernández Madruga / Adelante
25 Marzo 2021

Ampliar imagen
Foto: tomada de habanaradio.cu

CAMAGÜEY.- El implacable asedio político de los Estados Unidos hacia nuestro país ha sido una constante invariable desde antaño. La fragua de calumnias y difamaciones de la nación norteña, ya se ha hecho habitual como otra arma alternativa para agredir la soberanía de la Mayor de las Antillas. Sin embargo, la integridad de una pequeña isla, ha tenido a sus fieles defensores en la historia. José Martí Pérez, con la idea y criterio precisos, hizo de Vindicación de Cuba, un escudo definitivo para proteger al pueblo cubano.

Un 20 de marzo de 1889, en el cuerpo del diario norteamericano, The Evening Post, se reprodujo un artículo del rotativo The Manufactures, de Filadelfia, donde se refería a las relaciones entre la patria de Lincoln con su vecino caribeño. Apareció en el primer periódico con el título “Una opinión proteccionista sobre la anexión de Cuba” y en el segundo, con la incógnita “¿Queremos a Cuba?”. Desde el propio enunciado, la egocéntrica interrogante planteaba las intenciones de apocar a la tierra de grandes próceres como Ignacio Agramonte y Salvador Cisneros Betancourt.

Si el titular resultaba sugerente, el contenido lo confirmaba. En esencia aquel trabajo periodístico, al entender de un buen cubano, era un intento de humillar a su gente y de demostrar con ofensas infantiles la incapacidad de gobernar de sus habitantes. Los calificativos escogidos por aquel personaje, incluían el de “(…) ociosos de moral deficiente, incapaces por naturaleza y de escasa experiencia para cumplir con las obligaciones de la ciudadanía en una república grande y libre”.

Es lógico suponer cómo reaccionó el Apóstol ante tales improperios: la mirada seria, el ceño fruncido y las pupilas recorriendo cada letra mientras un fuego interno le exigía tomar la pluma y hacer justicia. Ningún hombre, mucho menos el residente de un país imperialista, era digno de llamar a los valerosos héroes de la Guerra Grande, “afeminados, perezosos, inútiles verbosos, enemigos del trabajo recio, falta de fuerza viril y de respeto propio”.

martes, 30 de marzo de 2021

Traducen diarios de Campaña de José Martí al francés

Publicado 24 marzo, 2021
por ACN

Ampliar imagen

La Habana, 24 mar.— El equipo de Comunicación del Centro de Estudios Martianos (CEM) informa que por primera vez los Diarios de Campaña escritos por José Martí en 1895, durante las últimas 13 semanas de su vida, se tradujeron al idioma francés.

Una nota enviada por la institución señala que el primero de los diarios abarca entre el 14 de febrero y el 8 de abril, durante el recorrido del Héroe Nacional Cubano desde la ciudad de Montecrisiti, en República Dominicana, hasta Cabo Haitiano; mientras que en el segundo, Martí registra su partida desde Haití hacia Cuba y termina de escribir el 17 de mayo, dos días antes de su caída en combate en Dos Ríos.

Según el comunicado, gracias al traductor Jacques-François Bonaldi ahora se dispone de una excelente edición titulada Seule la lumiere est comparable à mon bonheur, que se imprimió en Montréal, Canadá, por Ediciones CIDIHCA.

lunes, 29 de marzo de 2021

140 Años del Discurso de José Martí a los Venezolanos reunidos en el Club del Comercio de Caracas

Por: Wolfgang R. Vicent Vielma
Miércoles, 24/03/2021 07:24 AM

El discurso de José Martí pronunciado el 21 de marzo de 1881 es considerada como una valiosa pieza de la oratoria y la prosa latinoamericana del Siglo XIX, con ello José Martí sorprende a la audiencia reunida en los espacios del Club del Comercio de Caracas, quienes quedan gratamente sorprendidos por la elocuencia de sus palabras y la profundidad de su mensaje a los venezolanos; resalta en ellas el reconocimiento a Simón Bolívar y a la nobleza de los herederos de sus glorias; forjadores de la patria: además de Bolívar, Andrés Bello, Madariaga, Mariño, Izquierdo, Miranda; al heroísmo de los venezolanos que lucharon por la independencia de América, a los grandes que participaron en la declaratoria de la independencia del país: Miranda, Roscio, Peña, Domínguez, Yanes; referencias a la grandiosidad de los venezolanos frente a la adversidad del terremoto de 1812; reconocimiento a los venezolanos de 1881, en especial a la mujer venezolana; Martí pone de manifiesto su amor hacia nuestro país, en una clara muestra de su infinita espiritualidad.

Enfatiza el tema de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña; manifiesta las primeras impresiones de Venezuela vistas en Puerto Cabello en contraste entre el norte frío de Nueva York y la calidez del trópico, además del calor humano reflejado en Venezuela; destaca la grandeza de América frente a Europa; el tema de la libertad y la soberanía; la naturaleza y la riqueza de la geografía venezolana; el liderazgo del país; dentro del concierto latinoamericano y mundial, por la dignidad de nuestros países, avizorando un futuro lleno de realizaciones y reivindicando el papel ductor que le corresponde a Venezuela dentro del ideario de la libertad, el antiimperialismo, la unidad, la integración de estos países; el compromiso por la libertad de Cuba; introduce el tema indio; la descolonización de América: el papel desarrollado por los indios Caracas, por Terepaima, por Macarao; la cosmogonía indígena en la visión de sembrar de hombres, mujeres e ideas a lo largo y ancho de las tierras venezolanas y americanas al calor de la leyenda de las semillas del moriche y Amalivaca y los hermosos homenajes a los mayas en las obras de Chilam y los mexicas y chichimecas en la figura de Netzahualcóyotl.

Tomado de: Aporrea.org

domingo, 28 de marzo de 2021

Leer a Martí

Autor: Graziella Pogolotti
Publicado: Domingo 21 marzo 2021 | 01:01:01 am.
digital@juventudrebelde.cu

Lo citamos con frecuencia pero no entramos, todo lo que debiéramos, en contacto directo con el caudal profundo de sus obras. Confieso que sus últimos diarios, sobre todo De Playitas a Dos Ríos, escrito después del difícil desembarco por el agreste lugar de Guantánamo, constituyen los textos que me resultan más cercanamente conmovedores.

En ellos no solo está la impronta de su escritura, anunciadora a veces de rasgos vanguardistas. En esas líneas hechas de manera apresurada, cuando otros descansaban al cabo de fatigosas marchas con la pesada carga de armas y municiones, difíciles de soportar en cuerpo tan endeble como el suyo, marcado para siempre por su estancia en el presidio político, iba dejando los apuntes del día, reveladores de los complejos matices de su condición humana. Es prosa a toda prisa, cristalización de la voz del poeta, de las íntimas inquietudes del hombre y del reconocimiento de sí en el diálogo solitario con la página en blanco.

Al salir hacia Cuba sabía que probablemente le aguardaría la muerte. Envió, por ello, su testamento literario a Gonzalo de Quesada y fue mandando, en breves cartas, consejos a María Mantilla. Al llegar a su tierra había encontrado la plenitud del ser en el descubrimiento de la naturaleza pródiga, en el encuentro con la gente común siempre solidaria y en la concreción de la Guerra Necesaria, el proyecto al que entregó largos años de esfuerzo incansable.

Ante la previsible inminencia de la muerte, la vida se le ofrece en su más intenso esplendor. La patria soñada se concreta en la exuberancia de la naturaleza, en el contacto personal con los hombres sencillos y generosos, en la evocación de Moncada, en los valores éticos, tan profundamente arraigados en su sensibilidad, que va descubriendo paso a paso.

sábado, 27 de marzo de 2021

La revolución de Cuba para el mundo

POR/BY Pedro Pablo Rodríguez
La Habana, 21 mar (Prensa Latina)

Ampliar imagenEn República Dominicana, José Martí, el Delegado del Partido Revolucionario Cubano, y Máximo Gómez, el General en Jefe del Ejército Libertador, firmaron un extenso documento, que ha pasado a la historia con el nombre de Manifiesto de Montecristi.

Era el 25 de marzo de 1895, y apenas un mes antes, el 24 de febrero, había comenzado la tercera y última guerra por la independencia cubana contra el colonialismo español.

El estilo del texto titulado El Partido Revolucionario Cubano a Cuba evidencia sin duda el de Martí, y sus ideas principales habían venido repitiéndose en sus escritos desde mucho antes, pero en este manifiesto ambos líderes, el civil y el militar, unían así sus criterios y ofrecían el programa de la revolución que se iniciaba.

Además de entregar los razonamientos que conducían a la nueva contienda y las concepciones transformadoras que debían hacerse realidad en la república futura, el escrito hace hincapié en el alcance de aquella gesta más allá de las costas insulares.

Desde el párrafo inicial se plantea que el nuevo período de guerra de la revolución cubana era para 'bien de América y del mundo', punto central justificativo de la importancia internacional que sus organizadores otorgaban a esa pelea.

viernes, 26 de marzo de 2021

Celebrarán Fiesta del Libro Infantil en Centro Histórico de La Habana

Redacción Digital
20 Marzo 2021 09:03:20

Podrán participar infantes desde 6 años de edad hasta jóvenes de 35 en las categorías: Literatura (poesía, cuento, ensayo), Artes Plásticas (dibujo, pintura, maquetería, modelado) y Fotografía

Ampliar imagen
Foto: Cartel del evento

Del 29 de marzo al 4 de abril, en el Centro Histórico de La Habana celebrarán la Fiesta del Libro Infantil en las Aulas -Museo, dedicada al planeta Tierra y al cuidado del medio ambiente. También, como ya es costumbre en estos festejos dedicados a la literatura para niños, se realizarán acciones con motivo de los aniversarios 216 del natalicio del escritor danés Hans Christian Andersen y 168 del Apóstol José Martí. Las acciones presenciales serán informadas más adelante a medida que la situación epidemiológica lo permita.

Programa virtual

Del 29 al 31 de marzo

Foto: Cartel del evento

jueves, 25 de marzo de 2021

José Martí y sus apreciaciones sobre Benito Juárez

Autor: Víctor Pérez-Galdós Ortíz
3 de mayo de 2019

Ampliar imagen

José Martí trató en varias ocasiones acerca de Benito Juárez de quién aseguró que rompió con el pecho las olas pujantes que echaba encima de la América todo un continente; “y se rompieron las olas, y no se movió Juárez.”

Con respecto a este gran luchador independentista mexicano, catalogado como el Benemérito de las Américas, hizo referencia Martí en un trabajo titulado Juárez, reflejado en La América, en Nueva York, en mayo de 1884, así como en otros en el periódico Patria.

En el identificado como Juárez planteó que ese nombre resplandece, como si fuera de acero bruñido; “y así fue en verdad, porque el gran indio que lo llevó era de acero, y el tiempo se lo bruñe.”

Señaló, además, que las grandes personalidades, luego que desaparecen de la vida, se van acentuando y condensando; “y cuando se convoca a los escultores para alzarles estatua, se ve que no es ya esto tan preciso, porque como se han petrificado en el aire por la virtud de su mérito, las ve todo el mundo.”

miércoles, 24 de marzo de 2021

José Martí, en Panamá

Por Dra. Concha Peña (1906-1960)
Actualizado 19/03/2021 00:00

Crónica sobre la visita que realizó el apóstol cubano a Panamá en 1893 (artículo originalmente publicado en 'La Estrella de Panamá' del 30 de enero de 1955)

Ampliar imagen
José Martí, en Panamá

En la luminosa mañana del 27 de junio del año 1893, un hombre singular arribó a las ardientes playas del istmo.

Era José Martí, al que las gentes ya llamaban el apóstol de la libertad de Cuba.

Llegaba en tránsito para Costa Rica, donde había de encontrarse con (Antonio) Maceo, el glorioso caudillo cubano, el que después del naufragio de sus ardores bélicos en la tierra que le vio nacer, se había refugiado en la nación hermana al tener que dejar Cuba detentada y doliente por la guerra que desgarraba a su isla, labrando la tierra fecunda para sacar de ella el fruto que le sirviera para sostener materialmente al grupo de hombres que, como él, soñaba con la liberación de la hermosa perla de las Antillas, que como alfiletero de dolores donde se habían clavado las agujas de las más desgarradoras angustias, flotaba en su martirio en las azules aguas del Caribe.

Llegaba José Martí a Panamá lleno de esperanza, creyendo que este pueblo del continente americano, que ya era libre hacía muchos años del poderío español merced a la gesta gloriosa de los hombres que habían quebrado sus cadenas de infortunio al lanzar el grito de libertad, del Libertador Simón Bolívar, habían de comprender sus afanes de independencia.

Pero bien pronto se dio cabal cuenta de cuál era el desgarrador anhelo que florecía en el pecho de los patriotas, que deseaban la independencia de Colombia, que no había sido para el istmo la madre amorosa que necesitaba en el desconcierto palpable de su destino.